QUÈ HI TROBARÀS?

Activitats de narració oral:

* Sessions de contes per a grans i petits.

* Com fer per regalar contes

Jugant amb les paraules:

* Contes per narrar tantes vides com universos n'hi haguessin.

* Entrevistes imaginàries.

* Imatges, vivències, pensaments per compartir.

* Actes per poder escampar la boira quan l'ànima se sent en compressió.

* Lectures per obrir camins.

* Temps de silencis fets paraules.

dijous, 29 de desembre de 2011

REGALO DE REYES


Pablo amanece cabeza abajo y eso no le sorpende en absoluto, pero contemplar que su cama está enganchada en el techo, sí. Lo primero que le pasa por la cabeza es que se ha convertido en un escarabajo como Gregor Samsa, pero se tranquiliza enseguida al comprobar que sus manos y sus pies siguen intactos. Lo peor aún está por llegar: al intentar bajar de la cama, toca algo y la pared de la cara norte de su habitación desaparece; en su lugar aparece una selva repleta de animales salvajes y plantas carnívoras. Suerte tiene de que la serpiente no da su largura tanto como para alcanzar su cama y comérselo allí mismo. Está en peligro. Recién ahora lo sabe. Su corazón empieza a latir a toda velocidad y nota como su sangre se apelmaza en algunas partes de su cuerpo. Sin demora, se desplaza por la cama y roza un nuevo punto que debe de estar sincronizado con la otra pared, la del lado sur, porque también desaparece sin más. En su lugar, surge una inmensa duna y arena infinita del desierto más inmenso que alguien haya visto jamás. No tarda en oir los remolinos de la ventisca más salvaje que llena la habitación de polvo en un santiamén. Después de haber perdido toda visión de su alrededor, escucha el cri-cri que hacen los escorpiones al desplazarse. En ese momento coge la sábana y se enrolla con ella hasta quedarse hecho un ovillo en el centro de la cama. Ahí es cuando el suelo desparece y en el fondo divisa un mar revuelto, con olas gigantescas, dispuesto a devorarlo y a llevárselo más allá de los abismos. Aferrado a la cabecera de la cama como si fuera el palo mayor de una embarcación, es testigo del derribo de la pared de la cara este y en su lugar, toma forma una cueva poblada de osos. No se puede creer que todo eso le esté pasando a él, pero no tiene tiempo para averiguar nada, solo reacciona. Aún no ha decidido como escaparse de los osos al mismo tiempo que de las olas o de los escorpiones o de los animales de la selva, cuando la única pared que queda en pie también se volatiliza y en su lugar aparece el fondo de un volcán en erupción. Está a punto de sucumbir en la lava cuando del techo aparecen unas manos que lo cogen y se lo llevan lejos de ese infierno. Esas mismas manos lo dejan sentado en un sofá. Parece que hay un momento de calma. A su lado aparece el dueño: un niño, de apariencia gigante para Pablo, que mantiene la vista fija en una pantalla más gigante aún. De vez en cuando lo mira. Pablo va recuperando la respiración poco a poco. A lo lejos se oyen voces:
_¿Lo ves? Hemos acertado con el regalo de Reyes. Y eso que tú no lo tenías claro
_Sí, estaba equivocada. Seguro que con su Pablo aprenderá a ser responsable, a saber decidir y a crecer teniendo más seguridad en si mismo.
_Es como el Tamagochi de cuando éramos pequeños. ¿Te acuerdas?
_Es verdad. Que coincidencia: a mi también me lo regalaron mis abuelos.
_Y a mi. Sólo que me tuvieron que regalar tres en total. Siempre se me morían.
_Esperemos que el Pablo le dure un poco más.

dimecres, 28 de desembre de 2011

LA PORTA DELS TRES PANYS

Avui m'agradaria recomanar un llibre que no només explica una història que em té enganxadíssima, sinó que per primer cop entenc conceptes que sempre m'havien semblat inabastables. És un gran mèrit fer senzill el que és dens, profund, misteriós... com és tot el que envolta la física quàntica i Sònia Fernández-Vidal ens ho posa ben a l'abast tant als grans com als joves.

La sinopsi del llibre diu: En Niko Mir, un noi solitari de catorze anys, no s'imagina les conseqüències que li comportarà no seguir el camí que recorre cada dia per anar a l'institut. Quan canvia la seva ruta, descobreix una casa que no havia vist mai. Atret per aquest misteri, hi entrarà i es trobarà dins un univers estrany.
Dins del Món Quàntic passen coses sorprenents, des d'una guerra entre la matèria i l'antimatèria, fins a les desaparicions del gat de Schrödinger, passant per un taller de rellotgeria on es posa a prova la relativitat del temps.
immers en aquesta aventura inesperada, en Niko té la missió de retornar l'equilibri, ara en perill, entre el seu món i l'univers quàntic que acaba de descobrir.

Bona lectura.

dimarts, 27 de desembre de 2011

HACIA GRUTAS POR DESCUBRIR


Hay lugares extraños que se aparecen súbitamente entre tinieblas. Lugares sin nombres, que recogen imágenes escondidas en los recovecos sin compartir. En esos momentos de desnudo aparente no hay lugar para excusas, te sirves una copa y te paras ante un conjuro sin pronunciar y te sientes hueco por fuera y por dentro. Entonces, una extraña silueta se adelanta ante los ojos a media asta del corazón y me saluda. No quisiera saber quién es pero me mira y se para expresamente a merodear mi estado de ánimo, ávida de conocer si estoy bien o si dejo caer la lumbre para que todo arda. Inquietante criatura la que me tortura sin saberlo. Inquietante sueño que me atormenta al despertarme y reconocer que estás lejos de mi alcance, de mi propòsito más certero, del rompecabezas que me atiza sin saber más que el final de los cuentos repetidos. Un lugar para no asistir más que embrujado de nombres falsos, de parásitos inciertos. y, a pesar de todo, echo de menos tus soles y tus ritmos, el quehacer de las rutinas silenciosas, el desahogo de los tímpanos sordos. Pienso en ti como la huella que deja la nube que esponjosa va deshaciendo la masa inicial y se convierte en la flecha firme que hay que seguir a pesar de todo. Pienso en tus vaivenes cotidianos, en tus andares flotantes... ¿Dejaste algo para soñar? Como Griselda, bajas y subes por la montaña. Como Griselda abres el caparazón de los dioses y lo dejas al descubierto.

CARTA DE COMIAT


Benvolgut company de pis,

Fa dies que t'observem darrere els vidres del menjador o de la porta de la cuina o de la cortina de bany... Tant se val. Fa dies que prenem nota de les teves anades i vingudes i no sabem com dir-te que has guanyat el concurs a l'especimen més estrany de les espècies animades del segle XXI.

No sabem si tens idea de què significa tot això, però podem assegurar-te que res del que t'imaginis s'ajustarà a la realitat. Estàs aquí i resultes ser una espècie a punt d'extingir-se. Si encara no saps per què, intentarem acostar un gram de lucidesa al teu monòlit de pedra antiga.

Vas venir amb la idea d'establir-te només un temps, però la teva incapacitat de trobar una feina estable ha fet que ultrapassis el calendari de tots els nouvinguts en aquesta casa. És cert que quan has tingut un incentiu econòmic l'has compartit amb nosaltres, i amb cinquanta persones més, organitzant festes multitudinàries pròpies dels ambients novaiorquesos més a la pàge que ens podíem imaginar i això et lloa com a company i com a ésser viu i inconfusible que el món ha creat, però l'endemà ens hem de llevar i cal rentar plats i copes i la casa no té un pam on col·locar el peu i tu ja no hi ets, a la recerca d'una nova història per omplir l'esperit incansable dels guerrers de mitjanit.

Per altra banda, no voldríem caure en allò típic dels recintes més controvertits del món com la cuina i el lavabo, però tractant-se de tu és inevitable: no deixes ni un respir entre dutxes, afaitats, defecacions i "millores de l'aspecte" com ho anomenes tu i mentrestant els altres no podem ni picar a la porta. No cal que ens hi estenguem dient què passa quan s'obre i, finalment, podem entrar-hi. No és possible, ens diem, però la realitat ho reafirma a cada segon. De la cuina no volem deixar ni una línia. Prou que n'hem parlat i prou que ens hem discutit, sobretot quan amb tota la impunitat del món et vas menjar els canelons que havia fet expressament la mare de l'Elba per a ella.

S'ha acabat, saps? Cap dels tres que signem aquesta carta estem disposats a suportar ni un segon més les teves dolces maneres de fer-nos la vida insuportable. Volem compartir el pis amb algú que tingui un sentit més alt de l'amistat i del compromís. Estem convençuts que un temps a l'alberg de la senyora Petra, formada segons les directrius de Ravensbruck, et posarà les prioritats en el lloc que toquen.

Et deixem l'adreça i el telèfon. És un bon lloc per aprendre coses ben bàsiques com dir bon dia i bona nit i saber dir "vol que faci alguna cosa?" Aquesta és la seva frase preferida. Practica-la i si amb el temps ens tornem a trobar, potser podríem tornar a compartir algun tros de paret.

Mentrestant, una abraçada i que la sort t'acompanyi.

Elba, Niki i Tobies

VISITAS TURÍSTICAS


Lucrecia vivía en la entrada del pueblo más alejado de Amenarca, una zona turística muy conocida y concurrida por visitantes de todas partes. El pueblo de Lucrecia, en cambio, era normalito, pero algo había en esas carreteras o en los mapas que las anunciaban que las personas que llegaban a esos parajes en busca de la cultura y la gastronomía de Amenarca se perdían siempre. Y Lucrecia, una mujer activa que tanto se ponía a pintar como a barrer su puerta, estaba ahí, cuando alguien la necesitaba.

Eso pasaba cada sábado y domingo y fiestas de guardar -y las que no se guardan, también-. Y como el vigía que está bien situado, Lucrecia atendía todas las consultas orientativas que alguien de su rango podía dar.

Al principio era una orientación hecha a raja tabla, pero cuando los tambores de la crisis empezaron a resonar por los bares y plazas de su pueblo, Lucrecia, a la chita callando tomó una decisión inteligente: sería la economista intitulada de su comunidad.

Así, libreta en mano para no errar en las reparticiones, a la que alguna familia turista, harta de dar vueltas con el coche y de soportar el graznido de los pequeños, preguntaba por algún lugar donde comer, ella los distribuía de manera equitativa por los tres restaurantes del pueblo. Que lo que querían era comprar algún producto típico de la zona, tenían el colmado de doña Tomasa y la panadería de Pepe para satisfacer sus paladares lascivos. Si por el contrario lo que deseaban encontrar es algún resquicio de cultura primitiva, los enviaba a las cuevas que había al lado del río y les hacía hincapié sobre la misa de las doce, imprescindible la asistencia, como mensaje más cercano a la tradición oral de antaño.

El tiempo fue pasando y a pesar de que lo que se avecinaba no alentaba a los vecinos a sentirse tranquilos, Lucrecia siempre sabía repartir equitativamente los beneficios que podían dejar los visitantes para que todo el mundo de su pueblo tuviera sus ingresos asegurados y que nadie notara que el mundo se había vuelto loco y desaprensivo. Era una tarea llevada a cabo con tanta sutileza que no cabía la sospecha ni el asombro. Para ella resultaba tan fácil como dejar pasar el aire por los pulmones, como desviar el rumbo cuando te viene un coche de cara, como tender la mano cuando alguien cae a tu lado... como hacer las cosas con todo el sentido común que aún habitaba en su mundo.

IMAGINA'T


Imagina't que un matí quan estàs a punt d'anar a buscar l'ascensor, instintivament i sense mirar, t'avalances sobre la porta i no hi és. Caus pel forat. Mentre baixes no només recordes aquells moments fantàstics de la teva vida, sinó que penses en tot allò que havies de fer i ja no faràs. Et fa ràbia. Molta ràbia. Justament ara que t'havies decidit a embargar part de la paga per fer un viatge a la Toscana amb la teva parella i recuperar allò que el temps s'endugué qui sap quan... Justament ara que després de devorar un llibre de pensament positiu t'has adonat com havies basat, erròniament, la teva vida en unes actituds gens recomanables i que ara, alliçonat pel gran gurú del moment, estaves disposat a canviar... Justament ara que t'havies decidit a fer créixer endorfines per tot el cos fent esport de valent i per aìxò a la carta als Reis demanaves una bici, un pac complet per fer jogguing i un vestit de neoprè amb els quals estaves disposat a convertir-te en el triatlotè més autèntic... Justament ara que amb el teu fill gran havies sortit de festa i havíeu llimat friccions antigues... Justament ara que la teva filla està a punt de fer-te avi... Justament ara que et quedava un any per jubilar-te... Justament ara que estaves convençut que cada dia s'ha de viure com si fos l'últim...

dilluns, 26 de desembre de 2011

BON NADAL


-Bon Nadal, amor meu -li va dir mentre premia els llavis dolçament contra el front.

Amb una tremolor resolta, remenava la dosi mortal en el got. Tot seguit, un xarrup llarg, una mirada agraïda i el so llunyà d'una nadala van enfarcellar l'adéu.

dijous, 15 de desembre de 2011

BLANC


Blanc. Com el rostre sense gestos. Com el puny que en obrir-se no hi conté res. Com la panxa afamada d'un infant deslletat. Com el riu sec d'unes entranyes mortes. Com la mirada extraviada de qui no busca res. Com els records que s'han desdibuixat. Com els secrets que han estat enterrats. Com les penes que han perdut sentit. Com les paraules que no sonen. Com un amic que et posa al final de la llista. Com el cos que no troba el seu batec. Com la fugida de la mà darrere l'aire que deixa l'absència. Com el terra sense passes que hi ressonin. Com un fill a l'altre costat de la porta. Com una mare que ha deixat de ser. Com la indiferència. Com el fruit que no arriba a eclosionar. Com l'ofec de qui no pot plorar. Com la muntanya inabastable. Com una vida no viscuda. Com un camí sense retorn... Com un cicle que atura la seva absència i no torna a començar.

dimarts, 13 de desembre de 2011

EL FORMULARIO


Rellenar el formulario podía ser, a simple vista, una tarea fácil: nombre y apellidos, lugar de nacimiento, profesión... pero cuando Inés llegó al apartado de "recuerdos de infancia" todo se le vino abajo. No tenía ni uno en su memoria. Apesadumbrada, dejó caer el bolígrafo de sus dedos y trasladó su mano a la frente para soportar el peso de su vacío. ¿Otra vez con lo mismo? Se decía a si misma mientras una mueca de derrota le asomaba por la cara.

La funcionaria, que estaba repasando papeles al otro lado de la mesa, la ignoraba. Inés se estrujaba los sesos para rescatar algún recuerdo, pero no encontraba ninguno. A lo más que alcanzaba a recordar era a unas imágenes difusas del nacimiento de su primer hijo, y tampoco estaba segura de que aquello no fuera fruto más de su imaginación que de algo vivido.

Sin embargo, no podía perder el tiempo ni la ocasión de presentarse, por fin, a una prueba para desarrollar el trabajo que siempre había deseado: "creadora de  escenarios para vivir historias por un día" y esa era su gran oportunidad. Así que ni corta ni perezosa, hizo alarde de su talento para construir mundos ficticios y empezó por ella misma, por esa retahíla de recuerdos de infancia que necesitaba construir.

Y se imaginó a ella rodeada de una familia extensa y amorosa (¿tres hermanos? Mejor cinco, pensó, un número simpático por la barriguita que saca) donde la abuela materna cocinaba los más sabrosos cocidos y explicaba las historias más increíbles bajo la luz del candil. En esas horas, abrigados por el cobijo de la lumbre, los muertos y los vivos iban y venían de sus palabras haciendo juego con las llamas y ella y sus hermanos escuchaban ensimismados sin que nada más que el relato tuviera presencia en sus vidas. 

También recordó los veranos en la casa de la playa cuando el día se alargaba y la sal se mezclaba con el sabor de las moras o el atardecer decoraba el mar de grises y la barca mecía la hora de la pesca y todo sonaba a susurro. 

Sus recuerdos se detuvieron en el día en que le regalaron a Runi, su gata preferida. Era una bolita blanca que con el tiempo, además de transformar su pelo en una superficie de rayas,  se convirtió en su acompañante más fiel. Su abuelo decía que era el gato más inteligente que había conocido. Y no se equivocaba. Sabía del olor de las personas y de sus movimientos antes de que llegaran a casa y ahí estaba ella, esperándolos, como un perro guardián que da la bienvenida a cualquier hora.

En ese momento detuvo su escritura. Las lágrimas habían empezado a derramar gotas por el papel. Ya era suficiente, pensó. Y dio por acabado el formulario con todas las casillas rellenadas y con la esperanza de que la llamaran para empezar a trabajar cuanto antes.

Se acercó a la funcionaria y entregó toda la documentación: el formulario, su carnet de identificación civil, el de identificación laboral y el de identificación familiar donde se detallaba su residencia hasta la mayoría de edad: "El orfanato de las aldeas verdes para niños en busca de un futuro".

dimecres, 7 de desembre de 2011

LA VOZ DE TANIS


Hubo una vez, hace mucho tiempo, un niño chico que un día se despertó sin voz. Pero eso no lo supo en el mismo instante que abrió los ojos porque normalmente no nos decimos buenos días a nosotros mismos; cumplimos nuestro ritual diario en silencio. Fue al saludar a su madre y a su hermana, que se encontraban en la concina de casa desayunando, cuando Tanis , que así se llamaba el niño chico, se quedó sorprendido de su propio silencio. Lo volvió a intentar poniendo un poco más de ahínco, pero no le salió nada más que un poco de saliva y un sonido sordo que le pareció como si viniera de los más hondo de una cueva.

Mientras que para las personas mayores aquello no era más que una simple afonía, Tanis estaba convencido que algún ser misterioso había aprovechado que estaba dormido para colarse por su garganta y robarle su voz. Pero nadie le hacía caso. Se reían de sus figuraciones. Así que Tanis no tuvo más remedio que ir él solo en busca de su voz.

No era fácil emprender una aventura así porque una voz no se encuentra así como así. Es diferente un diente que lo ves, pero una voz... qué forma tiene la voz, se preguntaba Tanis mientras recogía lo imprescindible y lo colocaba dentro de su mochila.

A pesar de no haber obtenido ninguna respuesta, salió de casa y puso rumbo hacia el bosque porque siempre había oído decir que es el lugar donde se guardan los secretos. Así que,  con un poco de suerte podría encontrar su voz esa misma noche.

Con lo que no contaba era con la sensación de miedo que podía provocarle el bosque parado de noche. Que diferente era de día, cuando iba a jugar con sus amigos y se escondían detrás de cualquier mata sin que le produjera el escalofrío que le daba ahora tan siquiera con rozarla. Por suerte apareció ante él un cárabo, que son de la familia de las lechuzas y más inteligentes si cabe y le preguntó con los ojos bien abiertos, que es como los llevan siempre los cárabos que qué hacía por esos caminos y de noche. Como Tanis no podía hablar, se las ingenió con gestos para hacerle saber que buscaba su voz y como el cárabo era muy listo en seguida supo lo que le pasaba y con suma delicadez le hizo saber que en ese bosque no iba a encontrar nada. Que las voces como la suya buscan lugares más abiertos para esconderse porque una voz necesita confiar para encontrarse. Así que le dijo que buscara en la montaña. Seguro que ahí la iba a encontrar.

Tanis agradeció con un gesto al cárabo todo lo que había hecho por él y se adentró en el bosque con el aliento entrecortado y con los pies que corrían para qué os quiero del miedo que sentía por todos los poros de su piel. Su inquietud era tanta que no se acordó que tenía sueño y siguió, siguió y siguió hasta llegar a un claro en donde se veía el sendero que subía por toda la montaña. Y por allí tomó su nuevo camino.

Pero el trazo pronto se desdibujó y Tanis no sabía hacia donde tenía que ir. En medio de todo aquel laberinto de piedras, matojos, bajadas y subidas era tan fácil perderse... Entonces salió a su encuentro un unicornio. A pesar de que nunca había visto un ser como ese, no se sorprendió. Le dejó acercarse y ante su gesto amable, intentó volver a explicar el cometido de su aventura. Fue ahí que el unicornio fregó su cuerno y le dio un poco de polvo mezclado con agua de lluvia para que se lo tomara mientras le decía algo así como que sin ese polvo nunca encontraría su voz, que le daría fuerzas para atreverse a encontrarla. Tanis hizo lo que le sugería y a continuació le indicó el camino correcto para seguir con su búsqueda.

Llegó a la cima de la montaña y le fascinó ver como podía ver todas las cumbres a su alrededor formando un círculo perfecto. Seguro que ahí encontraría su voz, pensó. Justo en ese momento, vio un águila real, comiendo los restos de algún animal. Tanis no sabía qué hacer, pero fue el águila quien con solo oírlo dejó todo y se fue a su lado preguntándole qué hacía allí. Tanis intentó explicarlo de la manera más rápida posible. El águila le indicó que su voz no estaba en las montaña, que debía subir más allá, al cielo, que es donde estás las cosas más bellas. Tanis miraba hacia arriba con desánimo, pero el águila en seguida lo subió a su lomo y echó a volar. Ver el mundo desde arriba le pareció que era lo más sublime que debía existir en el mundo. Al aterrizar en una nube, el águila le dio una pluma como símbolo de ligereza, algo imprescindible, le dijo, para encontrar tu voz. Y se fue. Y Tanis no sabía qué hacía él en medio del cielo, con una pluma en la mano...

No había pasado ni un segundo que apareció un dragón. Cuando Tanis volvió a abrir los ojos, en el primer momento de verlo los había cerrado por completo, este le preguntó qué hacía allí. Cuando Tanis le respondió mediante gestos, el dragón le hizo saber que en el cielo no iba a encontrar su voz porque la voz necesita un lugar profundo donde reinar y eso lo iba a encontrar en el fondo del mar. Así que de nuevo Tanis se vio en el lomo de un animal, volando hacia el mar. Antes de adentrarse en las aguas azules, el dragón paró en una roca y le dio una llamarada de su fuego, imprescindible la fuerza del fuego para encontrar tu voz, le dijo. Y se fue. Y Tanis que no sabía qué hacer para meterse en el agua, con la boca con gusto a cenizas, miro hacia las olas y vio una sirena que le sonreía.

Tanis había oído hablar del canto de las sirenas y pensó que quizás ellas sabrían algo de dónde encontrar su voz, pero aquella sirena parecía que solo tenía ganas de jugar, así que le estiró de un brazo y lo capuzó sin más llevándoselo bien adentro. Tanis no comprendía que estaba pasando, pero un miedo terrible se le metió en la garganta y no podía resistirlo. Mientras aquella sirena no paraba de reirse al mismo tiempo que no le dejaba el brazo, él hacía un repaso de todo lo que le había pasado y no entendía nada. Para qué había salido de su casa. Hubiera sido mejor quedarse mudo para siempre, pero tranquilo y seguro, a buen recaudo. Tampoco no le había servido de nada su búsqueda: había encontrado un cárabo que le había dicho que confiara en él. Después un unicornio que le había hecho tomarse un brevaje para atreverse. A qué, se preguntaba en medio de tanta confusión. Y seguía recordando: después me he encontrado un águila que me ha dado una pluma para ser ligero. Y el dragón me ha dado su fuego para ser fuerte... Y esta sirena que no para de jugar...

El miedo subía peldaños en la escala de Tanis, pero cuando estaba a punto de desmayarse, vio todos los animales juntos y sus regalos. Entonces entendió. Entendió que para encontrar su voz debía de calmarse y confiar en él y atreverse y ser ligero y ser fuerte y... jugar, reir... Y eso es lo que hizo.

En ese momento un eco paró el movimiento de las olas y el rumbo de los peces. De los pulmones de Tanis salió un estallido sonoro: su voz. Y él surgió de los mares como un meteorito en busca de su rumbo y regresó a su casa. y se encontró a su madre y a su hermana y las saludó y su voz sonó a azufre y a hierbabuena y a canela y a sal y se hizo sonora y presente hasta el fin de sus días.



dimarts, 6 de desembre de 2011

EL LABERINT DE LA PLATJA DE SANT ROC


Avui no trobo a faltar el mar; avui el tinc aquí: el veig i el sento mentre el foc escalfa els últims minuts del dia fent formes inconstants com si ballessin una dansa infinita. Vénen ganes d'agafar les flames i estirar-los les puntes cap a altres direccions. Vénen ganes de deixar anar la mirada hipnotitzada entre les seves transparències i no pensar en res. Després d'hores i hores de correccions, he baixat a la platja de casa i m'he trobat un laberint fet de troncs que dies enrere havia portat el mar. Hi he entrat i no m'he perdut perquè una vegada, un savi em va explicar que per trobar la sortida en un laberint només calia posar una mà a la paret i no deixar-la anar en cap moment. I ho he fet, he recorregut les parets imaginàries i he arribat a una cabana. He passat per entre els barrots i m'he sentit com a dins el llit quan ma germana i jo ens amagàvem entre els llençols i ningú no ens veia. Asseguda a la cabana, només m'arribava la remor del mar en calma i de mica en mica he sentit com els milers de regs del meu cos minoraven els impulsos i la meva sang ha deixat de rodolar pel cap insistentment, com si piqués contra les portes d'una gran muralla i s'ha escampat juganera per tot el meu cos. Aleshores he vist un tresor amagat entre la sorra: una pedra rogenca, plana i ovalada, feta exprés per ballar entre la meva mà. A continuació, he deixat tot aquell fresc enamoradís i  he baixat al poble. Caminant, hi he sentit el silenci de les hores fosques quan només queden les ombres de la petita remor del dia. Amb les cases tancades i les platges obertes, el carrer semblava l'escenari d'una inquietud emergent. Només una pantalla oberta a La Bella Lola amb quatre persones mirant el partit m'ha fet veure que tot continuava igual. Observant al voltant, però, m'he adonat que res no continuava igual. La quietud, el silenci... i aquella imatge estàtica del Port Bo només trencada pel moviment de les ones, m'ha fet veure l'estranyesa del paisatge. Abans que la incertesa s'apoderés d'un estat d'agitació interna he pensat que potser el laberint de la platja de Sant Roc m'ha fet entrar per passadissos secrets, invisibles, que ni tan sols era conscient que existien... Potser he transitat tant per aquelles parets imaginàries sense deixar anar la mà que he anat més enllà de les línies misterioses i tot i que estigui aquí, escoltant el mar i mirant el foc mentre escric, qui sap si una part de mi encara és allà.